Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Liga SmartBank. Sexta jornada

Araujo pone la firma a una gran obra coral

El argentino, con dos golazos, rubrica un muy buen partido de la UD Las Palmas, que vence al Almería (2-0) con claridad y confirma su crecimiento

Araujo con el balón durante el partido

Araujo con el balón durante el partido

Sergio Araujo está de vuelta. En pleno debate sobre la pegada de la UD Las Palmas, ausente en los últimos tiempos, el argentino apareció para volver a dar puntos al equipo. Fueron tres, gracias a dos golazos en otros tantos tiros a puerta, uno al poco de comenzar el partido (7') para hacer bueno un magnífico pase de Sergio Ruiz, y el otro para sentenciar con una volea extraordinaria (76'). La actuación del argentino, sin embargo, no fue una cuestión individual, sino la firma a una actuación coral formidable del equipo de Pepe Mel, que no para de crecer y confirmó con la victoria (2-0) incontestable ante el Almería de los millones de euros que pinta muy bien.

De rosa, con motivo del Día Internacional contra el Cáncer de Mama que se celebra el lunes, todo salió bien. La UD utilizó el mismo motivo solidario para volver a dar un gran espectáculo sobre el verde, cada vez mejor, del Gran Canaria, como sucediera el año pasado en la goleada contra el Deportivo de La Coruña (3-0). Entonces estaban Viera y Pedri, pero un año después lo que destacó fue un equipo, un bloque, una nueva manera de entender el juego basada en la presión, en estar juntos, en defender como perros y en salir como fieras. El técnico ha conseguido, en buena parte por su apuesta en un 'once' tipo, que los suyos adquieran mecanismos que ejecutan de memoria que hace que todos sean mejores de lo que serían si fueran por su cuenta.

Pepe Mel dejó las rotaciones para el martes, cuando llega el Castellón al Gran Canaria, porque entendió que un rival como Almería merecía el mejor equipo posible en frente. Curbelo sustituyó al sancionado Álex Suárez y el resto salió de carrerilla: Valles en la portería, Lemos y Dani en los laterales, Aythami junto al satauteño; Sergio Ruiz, Loiodice y Kirian en el centro del campo; Pejiño y Rober en los extremos y Araujo en la delantera. Iemmello y Rivera, las dos novedades en la convocatoria, esperaron desde la grada.

Bastaron cinco minutos para comprobar que el Almería del jeque Al-Sheik no era una broma. Samu Costa comenzó a gobernar en el centro del campo y Akieme, el lateral izquierdo tuvo dos arrancadas llenas de técnica y velocidad que pusieron en aviso a la UD. Incluso el hispano-ecuatoriano se atrevió a disparar con la derecha desde muy lejos después de un regate hacia el centro, aunque sin problemas para Valles. Pero Las Palmas se encargó de bajar los humos al cuadro andaluz.

Lo que sucedió después fue un auténtico golazo de la UD Las Palmas, que por primera vez en todo el curso vio portería a la primera, sin haber llegado antes. Apareció, por fin, la pegada. Sergio Ruiz, enorme jugador, mandó el balón con el exterior del pie hacia el interior del área en busca de Araujo, que metió el cuerpo lo justo -faceta que domina a la perfección- para librarse del defensor. Al argentino sólo le quedaba el otro central, Cuenca, para quedarse con todo a favor, y se atrevió. Primero le encaró, luego le recortó con el exterior y finalmente se dejó la pelota perfilada hacia su pierna buena para fusilar a Fernando por el palo más cercano. Imparable.

A partir de ese minuto siete, ya con ventaja en el marcador, Las Palmas demostró todas las virtudes que se le presumían en los encuentros anteriores para gobernar el partido hasta el descanso. Sin necesidad de tener el balón -36% de posesión en la primera parte-, se juntó, acometió un trabajo colectivo que no se veía desde hacía mucho por estos lares y buscó la contra son salidas vertiginosas por los costados. Para seguir la tendencia, paró el juego con 14 faltas -por nueve del Almería- y vio dos tarjetas -Lemos y Pejiño-, muestra de que este equipo en crecimiento quiere dejar atrás los regalos.

Sólo disparó dos veces más antes del paso por vestuarios en sendos tiros de falta de Álvaro Lemos, uno de ellos entre los tres palos (20' y 47'), pero atrás no concedió. Un único chut de Samu Costa con la zurda desde fuera del área muy al final (43') fue lo único que inquietó a Valles. Porque la UD se mostró muy segura en la presión e impidió que el Almería pudiera llegar con claridad. Todos para arriba y todos para abajo, en bloque, con un esfuerzo físico, sobre todo de Sergio Ruiz, Rober y Pejiño, que hasta emocionó por infrecuente hasta hace bien poco.

La tónica general siguió igual en el comienzo del segundo periodo. También fueron de falta los primeros tiros a puerta, y los dos llevaron un efecto envenenado: uno de Aketxe (52') y otro de Loiodice (56'), que rechazaron los porteros como pudieron. La presión de la UD daba sus frutos, porque al Almería le costaba llegar. Sólo lo hizo más cuando el aire comenzó a faltar en los jugadores de rosa y por el lado de Dani Castellano, pero sin crear peligro. De hecho, fue el equipo de Mel el que más cerca estuvo de lograr el segundo, que no subió al marcador porque el disparo potente con la zurda de Pejiño, que se había aprovechado de un buen amago para provocar la cantada del central Maras, se estrelló en el larguero (68').

No quería el técnico madrileño tocar lo que le funcionaba, sobre todo por la experiencia de los días del Leganés y el Fuenlabrada. Hizo el primer cambio en el minuto 74: Fabio por Loiodice, para aportar oxígeno, y hasta eso le salió bien, porque como el buen trabajo suele anteceder al éxito Las Palmas logró el segundo, otro golazo, otra vez de Araujo. Curbelo le buscó en largo en un saque de falta, Akieme desvió el balón hacia el centro con la cabeza y Kirian devolvió el regalo con un testarazo que buscó el desmarque del 'Chino'. El resto fue cosa del argentino: volea imparable, sin dejar caer la pelota, directa a la red.

El 2-0 hacía justicia. El premio que no tuvo la semana pasada en Málaga lo encontró en el Gran Canaria. Fue el momento perfecto para el carrusel de cambios. Entraron Aridai, Cedrés e Immello, los dosúltimos en su primera aparición en la temporada. El Almería, agobiado por la UD e impotente en consecuencia, sólo inquietó tras una jugada individual de Sadiq, que tiró a la derecha de Valles tras haberse desecho de Curbelo (88'). Las Palmas supo dormir el partido, porque en eso también progresa, y sumó su segundo triunfo. Y confirmó que su crecimiento es exponencial.

FICHA TÉCNICA:

UD Las Palmas (2): Valles; Lemos, Curbelo, Aythami, Dani Castellano; Sergio Ruiz; Rober (Cedrés, 85') Loiodice (Fabio, 74'), Kirian, Pejiño (Aridai, 78'); y Araujo (Iemmello, 85').

UD Almería (0): Fernando; Balliu, Maras, Cuenca (Robertone, 61'), Akieme; Aketxe (Villalba, 73'), Morlanes (Corpas, 73'), Samu, Carvalho (Mnedes, 73'); Sadiq y Juan Villar (Petrovic, 61').

Goles: 1-0.- (7'): Araujo; 2-0.- (76'): Araujo.

Árbitro: Vicandi Garrido (Comité Vasco). Amonestó a los locales Lemos, Pejiño e Iemmello, y a los visitantes Carvalho, Aketxe y Balliu.

Incidencias: partido correspondiente a la sexta jornada de LaLiga SmartBank, disputado en el Estadio de Gran Canaria sin la presencia de público.

Compartir el artículo

stats