Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reapertura del Mercado municipal se retrasa a inicios del próximo año

El inmueble debía estar listo para el pasado abril, pero la pandemia obligó a paralizar las obras | Los puesteros necesitarán varios meses para adaptar sus nuevos espacios

Fachada del mercado municipal con una valla para delimitar las obras que se efectúan en el interior y entorno.

Fachada del mercado municipal con una valla para delimitar las obras que se efectúan en el interior y entorno.

La reapertura del mercado municipal, que estaba prevista para el pasado abril, se retrasa hasta el próximo año. El inmueble continúa en obras, a pesar de que el tiempo de ejecución marcado por la empresa concesionaria era de seis meses y el pasado marzo, tras una visita del alcalde al interior de la infraestructura, se comunicó que se estaban efectuando a buen ritmo.

El Ayuntamiento de Telde manifiesta que tuvo que efectuarse un parón en la reforma de dos semanas a consecuencia del estado de alarma por la pandemia del coronavirus, lo que supuso después que se provocasen varios retrasos en los plazos establecidos. El Ejecutivo, a través de Vías y Obras, fija ahora una nueva previsión de apertura para inicios del 2021.

Por otro lado, los puesteros adelantan que todavía hará falta dos o tres meses más después de concluirse la rehabilitación del inmueble original para poder proceder a abrirlo, ya que necesitarán ese intervalo de tiempo para realizar la mudanza y comenzar a instalar otra vez todo su equipamiento, además de iniciar los trámites para tener suministro individual de agua y luz en cada espacio. Aunque añaden que les hubiera gustado estar instalados este mismo verano en el reformado edificio, aseguran que ahora mismo están contentos con permanecer en el Área Polivante del Narea, que fue adaptado hace dos años para montar casetas provisionales en donde realizar sus ventas. “La gente lo prefiere, sobre todo ahora por el tema del covid-19; al estar al aire libre se sienten más seguros”, explica María Lourdes Ramírez, propietaria del puesto de carne La Casa del Embutido.

Sensación general

En su caso particular sostiene que está un poco cansada de las esperas, aunque el flujo continuo de clientes les mantiene ocupados en el trabajo. Aún así manifiesta que aún no les han indicado la fecha orientativa en la que podría terminar definitivamente las obras, y necesita saberlo porque “tendré que comprar expositores de carne nuevo que hay que pedir con bastante tiempo de antelación, por lo menos unos tres meses antes; también nuevas neveras y otros detalles”, admite.

En el caso de Yasmina Llovel, de la Pescadería Llovel, considera que “hay que ser comprensivos con todo este asunto, porque la pandemia ha complicado las cosas para todo el mundo”. Asimismo, manifiesta que prefiere que tarden un poco más en abrir el inmueble reformado antes que “lo abran ya con muchos flecos sueltos, queremos que quede bien”.

Los comerciantes prefieren esperar para evitar realizar una mudanza durante la Navidad

decoration

La comerciante adelanta que aunque les asegurasen que pueden iniciar la mudanza en los próximos meses “eso para nosotros sería perjudicial, porque necesitamos bastante tiempo y ahora mismo estamos a punto de comenzar la campaña de Navidad”. Los puesteros que ofrecen pescado y carne a los clientes, una mudanza en pleno mes de diciembre no haría más que perjudicarles. No podrían realizar la adaptación de su puesto en el nuevo espacio ubicado en la infraestructura original del mercado, mientras efectúan sus ventas al mismo tiempo en el actual espacio provisional.

“En ese sentido habrá que esperar; pero no estamos nerviosos porque notamos que a la gente le gusta este sitio, sobre todo a los más mayores”, afirma, ya que la llanura del lugar resulta más cómodo para realizar las compras.

Carmelo Galván, de la frutería con su mismo nombre, resalta que en general la mudanza al nuevo espacio se extenderá varios meses. “Yo tendré que volver a montar el puesto desde cero; instalar nuevas estanterías y comprar nuevos expositores”, sostiene el empresario. Para la mayoría lo peor parte será precisamente la adquisición de nuevo equipamiento para su puesto, sobre todo teniendo en cuenta que ya tuvieron que realizar una gran inversión en la adaptación de sus puestos provisionales. “No me quejo porque la verdad es que aquí nos está yendo bastante bien, aunque preferiríamos haber estado ya arriba”, señala.

La presidenta de la cooperativa del mercado, Araceli Padilla, señala que ha mantenido reuniones con el concejal del área de vías y obras, Eloy Santana, que le ha asegurado que en estos momentos la empresa vuelve a estar en marcha y las obras han recuperado el ritmo anterior a la pandemia. “No hemos podido ver el inmueble por dentro, básicamente por seguridad ante el virus, pero confiamos en que se está trabajando bien”, asevera Padilla.

Compartir el artículo

stats