Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El auge de los parques eólicos obliga a suplir el radar primario del aeropuerto

Su incremento en las cercanías de Gando afecta al funcionamiento del dispositivo actual | Su sistema no distingue las señales de los aerogeneradores de los aviones

Imagen de la torre del radar del aeropuerto de Gran Canaria.

Imagen de la torre del radar del aeropuerto de Gran Canaria.

El aeropuerto de Gran Canaria contará en los próximos años con un nuevo radar primario (dispositivo que detecta la situación de las aeronaves) más moderno y con más funcionalidades. El gestor de navegación aérea, Enaire, se hará cargo de la renovación de este sistema de control, que ha dejado de funcionar a pleno rendimiento debido a la afección que produce el entorno de parques eólicos situados cerca de la infraestructura aeroportuaria, ya que sus señales impiden que el sistema las distinga de la de los aviones. En concreto, se sustituirá el actual instrumento por uno que presente tecnología 3D, más adecuada porque cuenta con una gran variedad de herramientas con las que es capaz de combatir los efectos perjudiciales que provocan este tipo de construcciones en la vigilancia.

Esta decisión fue aprobada el pasado martes, 20 de octubre, en el Consejo de Ministros, que autorizó al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, a través de Enaire, la celebración del contrato de suministro de cuatro radares de estas mismas características para instalar en diferentes puntos de España en los próximos cuatro años, por un valor estimado de 20.961.529 euros. Las otras estaciones que gozarán de este nuevo sistema serán la de Paracuellos I (Madrid), Randa (Mallorca) y Begas (Barcelona).

Energías renovables

Desde el Ministerio explican que a pesar de la importancia y los beneficios que supone la creación de parques de aerogeneradores para el desarrollo de las energías renovables, los radares clásicos actualmente instalados en un gran número de aeropuertos presentan muchas dificultades para detectar con eficacia los aviones si se encuentran muy cerca de este tipo de molinos, como es el caso del aeropuerto de Gran Canaria. Las aspas en movimiento enmascaran las señales que deben recibirse de las aeronaves; estos problemas se relacionan a su vez con la incapacidad de cancelar el retorno de señal que generan las hélices de las turbinas eólicas y la falta de resolución suficiente en elevación como para poder distinguir entre lo que son aviones y lo que son aerogeneradores.

El Ministerio de Transporte, a través de Enaire, realizará esta renovación en los próximos años

decoration

El creciente número de parques eólicos en la Isla, que en su mayoría de veces están ubicados precisamente en el tramo de aproximación final de las naves aéreas al aeropuerto por ser la dirección dominante de los vientos en la zona, ha evidenciado la absoluta necesidad de intercambiar el actual radar, pues queda obsoleto con respecto a la situación de Gran Canaria, que se desarrolla hacia un modelo más ecológico y amable con el medio ambiente. Por este motivo Enaire incluye al aeropuerto grancanario como una de las estaciones que precisan entrar en este momento en el programa de renovación progresiva de este tipo de herramientas.

Por otro lado, desde la institución estatal detallan el funcionamiento de los radares primarios 3D y las mejoras que repercutirán en una vigilancia y control más eficaz. Principalmente permite la distinción entre naves aéreas y generadores eólicos a través de una antena activa, que posibilita la formación de múltiples haces de transmisión/recepción de tipo pincel, en contraposición de los convencionales que únicamente utilizaban dos haces en abanico.

El aparato posee un sistema 3D con alta eficacia para efectuar la vigilancia aérea

decoration

Las soluciones que utilizan como base la tecnología 3D han incorporado la redundancia necesaria para ser utilizado en el mercado civil, según explica el Ministerio. Finalmente añaden que este tipo de sistema está comprobado que es suficientemente fiable como para cumplir con los requisitos que imponen los distintos proveedores de datos de vigilancia en el espacio aéreo.

De hecho, la organización europea para la seguridad de la navegación aérea considera necesario que formen parte de los servicios de vigilancia en las áreas terminales de alta densidad, pues proporcionan una red adicional de seguridad en la provisión del servicio de vigilancia al permitir identificar aeronaves en caso de fallo en los sistemas embarcados.

Compartir el artículo

stats