Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las escuelas infantiles abrirán con la mitad de las plazas que se ofertan

Las guarderías reciben por ahora 158 matriculaciones, tras ocho años cerradas

Carmen Hernández junto a varias educadoras de la escuela infantil de Las Remudas.

Carmen Hernández junto a varias educadoras de la escuela infantil de Las Remudas.

Las escuelas infantiles del municipio de Telde volverán a recibir niños y niñas durante esta semana después de ocho años cerradas, y arrancarán con prácticamente la mitad de las plazas que se ofertan ocupadas. De las 480 plazas que habitualmente se ponían a disposición de las familias en los centros de Jinámar, La Herradura y Las Remudas, en esta reapertura se ofrecerán tan solo 310 con el objetivo de lograr menores ratios en cada aula y evitar la saturación para prevenir posibles contagios por coronavirus. De estas 310 de plazas, hasta ayer se habían registrado 158 matriculaciones y quedan vacantes otras 152. La reapertura permite además recuperar a 34 de los 50 trabajadores que fueron despedidos tras su cierre en 2012.

Estos primeros días el centro recibe a las familias para exponerles el protocolo sanitario contra el coronavirus así como la metodología que se empleará en el centro, y lo hacen de forma escalonada en grupos de 10 padres y sus hijos para evitar concentraciones. Durante la jornada de ayer ya se le estuvo explicando a las familias las nuevas normas sanitarias, que además de implementar el protocolo general dictado por Educación para todos los centros educativos, incorpora novedades para adaptar las medidas a alumnos de 0 a 3 años.

Entre las novedades de las normas sanitarias en el centro destaca que los menores se tendrán que quitar el calzado a la entrada de la escuela, que los padres y madres no podrán acceder a las zonas reservadas para las educadoras, tampoco podrán entrar carritos de bebés y a todos los niños se les tomará la temperatura en la puerta antes de entrar. Además, los materiales que los niños lleven desde sus casas deberán ser de fácil lavado para que puedan desinfectarse a diario, según explicó ayer la concejala de Vivienda del Ayuntamiento de Telde, Carmen Hernández. Las educadoras llevarán mascarilla todo el tiempo y se establecerán aulas burbujas.

Durante la primera toma de contacto se le ha explicado a las familias la metodología que seguirán los centros. “Se desarrollará una educación integral con visión holística, con incidencia en el avance de la neurociencia y la educación emocional”, explicó Hernández, “los niños experimentarán a través de los sentidos y alejados de la educación estricta de los libros, porque sus primeros años de vida son años de desarrollo del talento, por eso las escuelas se basarán en la metodología Reggio Emilia que da importancia al desarrollo de las expresiones artísticas”.

Para la edil, la reapertura de los centros ha conllevado “un esfuerzo importante” para abrir las tres escuelas a la vez, puesto que ha supuesto que las educadoras hayan tenido que pasar un período de formación para actualizar conceptos después de ocho años, se han tenido que realizar trabajos de rehabilitación de las distintas escuelas y dotarlas de mobiliario y juegos infantiles. En esta primera fase de adaptación, durante el mes de octubre, no habrá comedor, pero se adaptará cuando finalice este período con catering y luego una fórmula mixta entre la colaboración de empresas externas y la cocina de los centros.

Para la puesta en marcha de los centros nuevamente, el Ayuntamiento ha recuperado a 34 de los 50 trabajadores que en 2012 fueron despedidos. Así, ha dado cumplimiento al acuerdo judicial que establecía que la reapertura conllevaría la reincorporación de los empleados expulsados. El resto ha renunciado por encontrar otros trabajos o haberse jubilado.

Ajustes

El Ayuntamiento de Telde cerró las escuelas infantiles durante el último mandado de PP y Ciuca como consecuencia de un apretado Plan de Ajuste impuesto por el Estado. Ello obligó al consistorio a desprenderse de servicios cuyas competencias no ostentaban directamente las corporaciones locales, como el caso de estas escuelas, cuya gestión corresponde al Gobierno de Canarias.

Tras varios años cerradas, a partir de 2018 el Ayuntamiento recibió subvenciones del Ministerio de Educación y el Cabildo de Gran Canaria por valor de tres millones de euros para la contratación de personal y la rehabilitación y mantenimiento de los centros. Dado el abandono que presentaban, la Corporación inició un proyecto de remodelación de los edificios, que vuelven a estrenar los niños que se incorporan esta semana.

Para Hernández, la puesta en marcha de las escuelas infantiles y la apertura de la nueva sede del Ayuntamiento son “un símbolo” del proceso de recuperación y avance de la ciudad de Telde.

Compartir el artículo

stats