Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tragedia en La Luz

Una vida en el mar

La científica que falleció en el Puerto investigaba el cambio climático en la ULPGC | Se estaba doctorando y recibió premios por su excelencia

Una vida en el mar

Una vida en el mar

María Casanova Masjoan, la joven castellonense de 28 años que falleció el pasado sábado cuando hacía submarinismo en la trasera del muelle Reina Sofía, participaba en varias investigaciones sobre el cambio climático. Estudiante de Ciencias del Mar por la ULPGC, decidió seguir su carrera en la Isla, donde se estaba doctorando en Oceanografía, materia esta última por la que recibió un premio de excelencia en el máster de la citada universidad.

Decir que María Casanova Masjoan estaba enamorada del mar es, probablemente, quedarse corto. Su vida era el mar. Graduada en Ciencias del Mar por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, decidió afincarse en la Isla para crecer como científica y pese a su corta edad, 28 años, esta castellonense ya había publicado varias investigaciones en medios especializados. Apasionada del submarinismo, la investigadora falleció el pasado sábado cuando descubría uno de los pecios del puerto de La Luz.

La conexión de Casanova con Gran Canaria llegó en 2011 cuando decidió estudiar en la Facultad de Ciencias del Mar. Ahí se forjaría otro amor, a una Isla que con los años convirtió en su casa, que no se descansó de descubrir, tanto debajo del agua como por la superficie, con excursiones con sus amigos a lugares como Güigüi, como recogió en sus redes sociales en las que enseñaba las maravillas de la que era ya su tierra.

Rescate de la submarinista fallecida del GAES

Nacida hace 28 años, era natural de la localidad castellonense de Benicasim. Su pasión por el mar y por la investigación se veía reflejada en sus estudios. Recibió el Premio Extraordinario en el Máster de Oceanografía de la Universidad de Cádiz, Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y Universidad de Vigo en 2016. Era un paso más en una carrera académica más que afianzada, que ampliaba en la actualidad con el doctorado.

Su formación la llevó más allá de las Islas. Estados Unidos, Reino Unido o Islandia fueron algunas de sus paradas para ampliar sus conocimientos y también llevar adelante sus investigaciones. Pero siempre volvía a la Isla que le acogió para agradecerle con esos conocimientos que llevó a la práctica. Así se convirtió en investigadora del Instituto de Oceanografía y Cambio Global (IOCAG) de la ULPGC y se enroló en alguna de las travesías del buque oceanográfico Ángeles Vilariño, operado por el Instituto Español de Oceanografía.

Entre sus artículos destacan los dos últimos, presentados el pasado mes por la ULPGC y publicados por la revista Journal of Geophysical Research: Oceans, en el que estudió la corriente de Canarias y otras corrientes en Islandia. “Ambos sistemas de corrientes están relacionados con la Circulación Meridional de Retorno del Atlántico Norte, que regula el clima en la Tierra”, indicó la institución académica en una noticia que añadía que en el trabajo relacionado con el norte de Europa Casanova había construido por primera vez “un esquema de la circulación de la Corriente de Canarias a través de las islas orientales y la plataforma africana en otoño y primavera desde la superficie hasta 1400 m de profundidad”. Las variaciones de las corrientes canarias, añadía la ULPGC, “afectan a la Circulación Meridional de Retorno del Atlántico Norte (AMOC, en inglés), que es la encargada de regular el clima en Europa y, por tanto, en Canarias”.

Es el legado que deja María Casanova Masjoan, una joven y prometedora científica de 28 años que dedicó su vida al mar.

Las Canteras y el surf



María Casanova Masjoan había fijado su residencia cerca de la playa de Las Canteras que le permitía practicar dos de sus pasiones a dos pasos de su casa: por un lado el surf y por el otro el submarinismo. Tenía una amplia experiencia en inmersiones y se dedicaba a grabar todo aquello que veía bajo el mar para después compartirlo entre los suyos. El deporte estaba presente en su vida y en los últimos años se dedicaba al crossminton, una actividad que combina bádminton, tenis y squash. | A. C. D.

11

Rescate del cuerpo de la submarinista fallecida en La Luz

Compartir el artículo

stats