Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Durán

Javier Durán

Periodista

Sanación

Aparte de los beneficios cortoplacistas alcanzados por el Gobierno y el PP tras el cae Occidente de Abascal queda, como preferente, la salud mental de los españoles y lo importante que ha sido para la misma tener al alcance del oido el discurso sanador (paradojicamente) de un fascista que cayó en la trampa: tener a su disposición un tiempo jamás soñado en un escenario tan privilegiado como el Congreso de los Diputados. Fue la oportunidad para tener acceso a un estercolero de inventivas que no suprimen de golpe a sus 52 diputados, pero que nos devuelven la esperanza de que los votos recibidos por la ultraderecha se civilicen y retornen a la democracia una vez superada la resaca de la rabia acumulada por la crisis de 2008 y la falta de mayoría para un gobierno, causas que trufaron a Vox de desencantados, rencorosos, antisistemas y nostálgicos. Y a continuación desbrozo la sanación:

1) La generación de la posguerra ha realizado un viaje en el tiempo para verse, de nuevo, ante el discurso reaccionario que animó a los militares a dar el golpe de Estado de 1936. Antes de que Franco saliese a la luz pública ya existía una derecha tradicional -Ceda y Falange- que alimentaba un cambio de rumbo. Igual que ocurrió en la dictadura, vieron a un sujeto que no ahorró esfuerzos en echar la culpa a la conspiración externa: con Franco era la judeomasónica, y con Abascal el mal viene de China y los rusos, entre otros. Fue un viaje en el tiempo.

2) Los que no vivieron la posguerra, los que nacieron en denmocracia, han constatado que nadie del hemiciclo, ni el PP, quiso formar parte del minuto de gloria fascista. Diputados como Quevedo o Oramas, en lo que se refiere a Canarias, dieron una lección de sensatez a la ciudadanía, con una censura sin virutas a las proclamas xenofobas con respecto a la migración. Las fuerzas democráticas no sólo han dejado en evidencia al fascismo, sino que han inyectado en el sistema argumentos para que toda una generación de jóvenes rechace la opción de Vox e impida la humillación democrática de tener que oír durante varios días a políticos que utilizan los mecanismos constitucionales sin creer en ellos.

3) Ha sido sanador como punto de inflexión en una espiral de enfrentamientos, que, definitivamente, iba a aumentar el descrédito de la democracia en beneficio de una opción tan radical (el radicalismo no sólo es de la izquierda) como la de Vox. Casado creó una expectación calculada inspirado en la relevancia de su discurso, pero lo trascendental fue que, finalmente, reconoció la necesidad de ser insobornable ante Vox, una actitud que hará un gran servicio: que los votantes de la ultraderecha consideren el PP como su opción.

4) A día de hoy, cunde la idea de que se abre una nueva etapa, que una moción de censura inútil se ha convertido en útil al abrir nuevas perspectivas de diálogo. Se suele hablar del sorpasso a efecto de sorpresiva ganancia de votos de un partido frente a otro, pero aquí ha sido distinto: el sorpasso ha venido dado por el conocimiento, la memoria, la ética, el sentido humano, el pensamiento, los derechos... Contra la barbarie

Compartir el artículo

stats