Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco Sosa Wagner

Música de palabras

Estas soserías deben hacer un esfuerzo para modernizar frases hechas aplicándoles el tratamiento del progreso. Dicho de otra forma: se trata de hacer progresistas esas locuciones que vienen de la noche de los tiempos y por tanto se hallan un poco apergaminadas.

Así, por ejemplo, diremos en el futuro:

Hoy sancheo más que ayer pero menos que mañana; sanchear y guardar la ropa; ni quito ni pongo rey, pero sancheo; saber de qué pie sanchea una persona; fíate de sánchez y no corras; salir por los cerros de sánchez; nadie diga de este sánchez no beberé; sarna con sánchez no pica; sanchear y plagiar todo es empezar; donde dije digo, digo sánchez; dar una de cal y otra de sánchez; más pronto se conoce a un sánchez que a un cojo; de todo hay en la viña de sánchez; tomar las de villasánchez; sánchez para hoy, hambre para mañana, y todo en este plan.

En esta hora de desgracias también es preciso alumbrar dichos gentiles, donaires, bromas inofensivas que bauticé hace tiempo en un libro mío como “guindas en aguardiente”. Mis guindas llevan el ardor del agua en que se han macerado pero no quieren molestar más que lo indispensable. Son música de palabras. Aquí van unos ejemplos, sacados de la actualidad, que pueden servir para hacer llevadero el amargo presente:

- No es lo mismo un gobierno en la sombra que un gobierno a la sombra.

- Ese político / a que nos aturde es de una ignorancia intensiva, metódica y sombría.

- Con los años, la salud se hace añicos.

- La estupidez del prójimo / a se mide por el tiempo que pasa al móvil.

- Por los pasillos de aquel Parlamento se arrastraban las leyes derogadas como fantasmas en nómina.

- Aquel político / a llevaba siempre consigo un asesor para recogerle la cara por si alguna vez se le caía de vergüenza.

- Un error que no comete jamás un “voyeur” diplomado ni un “viejo verde” es confundir el culo con las témporas.

- El presidiario que es hijo y nieto de presidiarios lo único que hace es estar a la sombra de su árbol genealógico.

- Por su afición, dijérase que aquel diputado vivía amancebado con su escaño.

- Para una tarjeta de visita: “Tarugo de estricta observancia”.

- Desde que ha muerto el marido, esa pareja ha ganado mucho.

- Era un hombre copiado.

- El esnob moderno pone las faltas de ortografía en inglés.

- El lugar común es la fosa común de las ideas.

- Es terrible pero en el Congreso de los Diputados no brillan más que las calvas.

- El canalla es quien ha hecho acopio de los escrúpulos y de la honradez y los ha enviado al desván para que se desvanezcan.

- Lo malo de hoy es que ya no necesitamos espejos cóncavos para ver el esperpento.

Y por ahí seguido.

Compartir el artículo

stats