Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quince años de servicio y premios

El policía local José Miguel Pérez recibe un premio europeo por su trayectoria profesional

Quince años de servicio y premios

Quince años de servicio y premios

La Asociación Europea de Policías y Miembros de las Fuerzas de Seguridad ha condecorado este año al agente de la Policía Local José Miguel Pérez con la medalla de plata por su trayectoria policial. Un galardón que se suma a otros cuantos que ya tiene en su hoja de servicio.

José Miguel Pérez (Telde,1980) es el segundo agente canario que recibe este galardón europeo tras su colega del Ayuntamiento de Arrecife Alexis. S, aunque no ha podido ir a recogerlo dada la situación de pandemia. “Te dan ganas de seguir trabajando, te enorgullece porque es a nivel europeo y nadie te conoce.Tu solo tienes que aportar las pruebas”, comenta sobre su último reconocimiento profesional. En quince años de servicio ha logrado ya varias condecoraciones y felicitaciones por frenar varias actuaciones delictivas en el municipio, en las que no siempre ha salido bien parado. Todo un orgullo para él pero también para la ciudad por contar con un policía dedicado a ser “servidor público”, como el mismo se define.

Su primera felicitación fue en 2005 cuando aún era funcionario en practicas. José Miguel participó junto a otros dos compañeros en la detención de un individuo que había intentado matar a otra persona por la espalda. Posteriormente, vendrían el resto de galardones: cinco medallas condecorativas, cuatro de ellas de plata, y casi más de una decena de felicitaciones por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ya que en ocasiones colabora en acciones con compañeros de la Policía Nacional o la Guardia Civil.

El agente ingresó en el cuerpo local en 2005 tras llevar varios años trabajando con ambulancias medicalizadas en Emergencias. En principio había optado por ser bombero y se presentó a las pruebas pero con tan mala fortuna que aprobó el examen pero quedó fuera al no obtener plaza. Fue entonces cuando unos amigos, que se preparaban a la convocatoria de la Policía Local, le animaron a intentarlo dado que las pruebas físicas no serían para él ningún obstáculo. “Me sonó la flauta”, cuenta sin darle importancia al esfuerzo personal que significan este tipo de oposiciones en los que no solo se valora la aptitud física, sino también la teórica y la psicológica.

“Cuando salimos a la calle estamos para lo que salga”, dice el agente sobre su oficio y sobre la colaboración que se establece con otros cuerpos de seguridad del Estado. Actualmente está en la Unidad Nocturna de la Policía Local y pese a la dureza y el peligro de trabajar de noche no lo cambiaría por nada. “Sabes cuándo entras pero nunca cuándo sales”, manifiesta al contar los imprevistos que pueden surgir en un horario en el que mientras la mayoría de la ciudadanía duerme los delincuentes la aprovechan para realizar sus fechorías y se producen también un gran número de casos de violencia de género.

La Asociación Europea de Policías ha distinguido al agente, que tiene ya cinco medallas

decoration

José Miguel reconoce que disfruta con su trabajo, no solo por la importante labor social que desempeña, sino porque se considera una persona inquieta y el trabajo policial le mantiene siempre activo. “No es un trabajo monótono, cada día es un día nuevo”, recalca este servidor público, que en 2013 fue condecorado por Ayuntamiento con la Medalla de Plata al Mérito Policial por intervenir en la detención del alucinaje de una farmacia en Telde cuando estaba de paisano.

“Los problemas a veces vienen solo pero, otras veces, los buscamos nosotros al meternos en lugares conflictivos en los que pensamos que puede cometerse alguna infracción, patrullando por zonas de la ciudad donde se mueven los delincuentes. En el argot profesional se llama ratonear; buscar dónde puede haber un problema”, relata el policía, que señala que donde uno menos se lo espera salta la liebre. Y es que ser observador y saber detectar la mentira son piezas claves de su trabajo, y lo demuestra con el ejemplo de una intervención en el túnel de Hoya de la Plata cuando iba con un compañero. “Intervenimos en un todoterreno que estaba parado y en el que había varias personas con varios móviles. Nos dijeron que iban a pescar pero al abrir el portabultos vi una bolsa de plástico que me resultó sospechosa. Se trataba de unos individuos que estaban balizando la zona”, cuenta sobre la pareja, que en un principio pensaba que iban a pescar pero que por unos indicios se dio cuenta que no estaban allí para eso, sino que estaban marcando la zona para un posible desembarco de drogas.

El funcionario relata que el contacto y la cercanía con los ciudadanos es fundamental porque redunda en beneficio del trabajo ya que facilitan mucha información sobre dónde están los puntos calientes de la ciudad. “Muchos servicios se obtienen gracias a la información que aportan los vecinos”, apunta sobre la importancia de la colaboración ciudadana.

En 2016 obtendría la Medalla de Plata al Mérito Policial concedido por el pleno municipal por la detención de un individuo, el cual se había ordenado su búsqueda y captura a nivel nacional, por trafico de drogas y organización criminal. También por la desarticulación de una banda de butroneros que perpetraba asaltos a supermercados y comercios para saquear las cajas fuertes y por la detención de un pirómano que había producido daños por valor de unos 40.000 euros.

Su curriculum se ampliaría en 2019 con una segunda Medalla de Plata al Mérito Policial otorgada por el Gobierno de Canarias por la colaboración, detención y desarticulación de una banda criminal dedicada al trafico ilícito de armas de fuego, una de las cuales estaba involucrada en un posible asesinato. La distinción también se le otorgó por poner fin a una banda de aluniceros, que se dedicaba al asalto de farmacias en la Isla.

“Cuando salimos a la calle estamos para lo que salga”, cuenta el servidor público

decoration

Este mismo año, ha recibido la propuesta de ser condecorado por el Gobierno de Canarias, aunque la distinción ha quedado pospuesta por la crisis sanitaria del covid-19. La Agrupación Histórica de la Guardia Civil también le ha reconocido su trayectoria policial con la Medalla de la Seguridad Pública. “Las condecoraciones son una exaltación del trabajo bien hecho, aunque la labor policial es más que un mero trabajo”, confiesa el agente sobre la trascendencia que tiene el colaborar en la seguridad y tranquilidad ciudadana para que una sociedad prospere.

José Miguel, aficionado al fitnnes; un deporte en el compite a nivel de Canarias y ahora opta al Nacional, reconoce que todos los galardones son importantes, aunque el que le da más satisfacción personal es el que los compañeros que están en práctica reconozcan lo que aprenden con él.

Durante estos quince años de servicio ha sufrido dos accidentes graves en los que se ha abierto la cabeza y se ha roto varias cervicales; una de ellas poco tiempo después de ser padre. José Miguel considera que los reconocimientos son también gracias a la familia, que entiende su duro trabajo y en el que “nunca se descansa”.

Compartir el artículo

stats