Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El espíritu del paisajista

El parque Rubió i Tudurí, prolongación del Doramas, se reforesta con plantas autóctonas

Vista del parque Rubió i Tudurí en la ladera de la iglesia coreana y el mirador de Altavista.

Vista del parque Rubió i Tudurí en la ladera de la iglesia coreana y el mirador de Altavista.

Las Palmas de Gran Canaria cuenta con peculiares jardines como es el caso del parque Rubió i Tudurí, ubicado bajo la iglesia coreana, y construido entre los años 50 y 60 por el balear Nicolás María Rubió i Tudurí (1891-1981), todo un referente en arquitectura paisajista del siglo XX cuyos principales trabajos se encuentran en Cataluña, aunque hay algunos de gran interés en esta ciudad. El parque, prolongación del Doramas, es quizá un espacio desconocido para muchos ciudadanos pero resulta fundamental para la conformación de uno de los principales ejes verdes de la ciudad. Así lo vio el artista.

La empresa Ayagaures Medioambiente se encarga de la reforestación de esta ladera con la plantación de unas 2.000 plantas, arbustos y árboles aproximadamente, entre la que hay 40 especies diferentes, entre ellos algunos endemismos canarios que se adaptan perfectamente al terreno. El objetivo es mejorar la deteriorada cubierta vegetal, que durante años estuvo abandonada y en la que hasta había vertidos de obra, para evitar la erosión y restablecer la belleza de este espacio público sobre el que pende el mirador de Altavista, construido por el Ayuntamiento en 2019.

El jardinero menorquín propuso en los 50 plantar en las laderas de la urbe

decoration

El proyecto de acondicionamiento de la ladera fue solicitado por Urbanismo y la empresa Ayaguares MedioAmbiente, proveedora de plantas de algunas administraciones públicas, hoteles y empresas ya que cuenta con un vivero de 45.000 metros cuadrados en Agüimes, consiguió el concurso en el mes de junio por valor de 81.159,60 euros, 21.586 euros menos de lo previsto en el presupuesto inicial.

La obra consiste en la limpieza del terreno, el acondicionamiento del suelo, la instalación de una red de sistema de riego por goteo que permitirá a las plantas sobrevivir sin que se erosione el terreno dado que crecen sobre una pendiente y la reforestación del terreno.

La empresa Ayaguares Medioambiente es la encargada del proyecto

decoration

El trabajo se realiza sobre una superficie total de 8.293 metros cuadrados, divididos en dos parcelas de 4.509 y 3.784 metros cuadrados, respectivamente, que presentan algunas cárcavas producto de la erosión y de la falta de cubierta vegetal. En algunas zonas se instalarán barreras antierosión para que los árboles de mayor porte puedan arraigar sin problema.

El ingeniero Josu Aingeru Arostegui Azcorra, que firma el proyecto, plantea reforestar la ladera con plantas que se adapten muy bien a la zona, por lo que las especies arbustivas autóctonas de canarias como el cardón, la tabaiba, el verol o el tarajal, entre otras, formarán pronto parte del nuevo paisaje. También otras especies como acacias, flamboyanes, metrosideros y olivos. El proyecto propone reforestar el 50% de la zona con arbustos pequeños, el 25% con arbustos de porte mediano y el otro 25% con árboles entre 1 y 2,5 metros de altura.

Unas 2.000 plantas, arbustos y árboles recubrirán la pendiente de Altavista

decoration

El paisajista Nicolás Rubió i Tudurí realizó una treintena de proyectos para la ciudad entre la década de los 50 y 60, algunos de los cuales no llegaron a prosperar, como relata el experto y divulgador en jardinería Carlos Suárez Rodríguez en un artículo del suplemento Cultura de este periódico titulado La huella del arquitecto paisajista Rubió i Tudurí (22/abril/2017), donde pone en evidencia la importancia que tuvo la ciudad y, la Isla en general, para este arquitecto del paisaje, que ya a principios del siglo pasado vislumbraba la importancia de este tipo de espacios en las urbes.

Entre los proyectos más importantes que realiza para la ciudad figura la Memoria e Indice de Jardinería Urbanística (1952-53), encargada por el entonces alcalde Manuel Hernández del Toro, y el decreto de repoblación obligatoria de laderas en la urbe.

“Su visión urbanista dibuja una serie de acciones, tanto de proyecto como de ordenanza, para mejorar la calidad del paisaje urbano y preservar las perspectivas que en aquellos momentos caracterizaban a una ciudad en pleno proceso de desarrollo pero aún intocada por el hormigón en muchos lugares. Sus acciones eran ambiciosas y planteaba desde expropiaciones a limitación de crecimiento en altura para conseguir mantener la calidad paisajística de la ciudad”, señala Suárez Rodríguez sobre el pensamiento de Rubió i Tudorí. Habrá que esperar a ver si la reforestación de la ladera de Altavista recupera ese espíritu que el paisajista menorquín diseñó para la ciudad.

  • Lavanda. La Lavandula canariensis, conocida también como mato de risco o chivera, es muy conocida por sus flores lilas. Crece en las laderas y es muy utilizada en cosmética y como planta medicinal. | lp/dlp 
  • Tajinaste blanco. Conocido como tajinaste blanco, el Echium decaisnei es una planta autóctona de las Islas que puede llegar a los dos metros de altura. Suele encontrarse con facilidad en los barrancos.
  • Cardón. De nombre Euphorbia canariensisam, es endémico de Canarias y recuerda a un cáctus. Antiguamente se arrojaban trozos de cardón para pescar con facilidad dado que su latex es tóxico.  
  • Tabaiba. La Euphorbia balsamifera Aiton es muy popular en las Islas y en el norte de África. Es compañera del cardón y puede llegar hasta los dos metros de altura y a los 300 metros de altitud.
  • Drago. La Dracaena es un símbolo de Canarias, aunque no es un endemismo. Está protegida ya que se encuentra amenazada. Los ganaderos utilizaban sus hojas para forraje y como lianas. | lp/dlp 
  • Ciruela de natal. La ciruela de natal o carissa es un arbusto del sur de África utilizado en jardinería por sus flores blancas y sus frutos rojos. Sus ramas tienen espinas y se adapta bien al ambiente marino
  • Buganvilla. La Bougainvillea es una de las plantas ornamentales por excelencia de los jardines. Originaria de Brasil es trepadora y muy espectacular por sus flores, de varios colores. 

Compartir el artículo

stats