Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Arrecife tendrá más trabajadores sociales tras triplicar la plantilla para agilizar las atenciones

La idea es "salir del cuello de botella", afirma Tovar

La Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Arrecife está "muy desbordada", pero hace "todo lo posible" para llegar al mayor número de familias, asegura la edil del área, María Jesús Tovar. "Ahora mismo todos los esfuerzos del Ayuntamiento están dirigidos para que la alimentación no le falte a nadie, toda vez que a nadie le van a desahuciar, cortarle el agua ni la luz", enfatizó la edil. El centralita que ha habilitado el consistorio con motivo de esta crisis ha recibido 9.000 llamadas desde que comenzó el confinamiento.

La plantilla de trabajadores sociales se ha triplicado en las tres últimas semanas en Arrecife y de cinco empleados ha pasado a tener 16 con la idea de incrementar el número de la profesionales "para poder salir del cuello de botella en el que estamos y dar una respuesta lo antes posible a las personas necesitadas", avanzó Tovar. Reciben una media de 200 llamadas al día, incluso alguna desde Gran Canaria y otros municipios.

"Pánico a perder el trabajo"

Argana Alta, el barrio más poblado de la capital con unos 9.000 residentes, y Altavista, son las zonas con más demanda de ayuda social en esta crisis, dijo la edil.

Más de 300 alumnos de cuota cero en el comedor escolar y otras personas vulnerables, como las que tienen problemas de autonomía y mayores en soledad, reciben a diario desde el 16 de marzo, el inicio del estado de alarma, un servicio de comida de catering.

Previa entrevista realizada por un trabajador social al demandante de asistencia, Arrecife otorga una ayuda económica para la compra de alimentos que oscila entre los 135 y los 296 euros, según el número de personas que vivan en el domicilio. Servicios Sociales facilita un código al beneficiario que debe presentar en el establecimiento. Hasta el pasado martes, se habían dado 650 bonos de comida.

"Detectamos mucho miedo y pánico de la población y dudas sobre si perderán su trabajo. No saben si tras los ERTE la empresa para la que trabajan saldrá adelante o los despedirán", explicó Tovar. Dentro del perfil de usuario de los recursos puestos en marcha por Arrecife, también está el de las personas que trabajan en la economía sumergida.

Otra de las iniciativas es la atención psicológica por teléfono para personas mayores y otras que estén en aislamiento por el coronavirus. También se ha reforzado la ayuda a domicilio.

Por otro lado, Arrecife trabaja en una línea de ayudas para costear el importe del alquiler de viviendas adaptada al Real Decreto del Gobierno de Pedro Sánchez para las personas más perjudicadas por esta emergencia sanitaria.

Compartir el artículo

stats