Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Chira-Soria reactivará la economía en la pandemia con 3.500 nuevos empleos

Red Eléctrica resalta nueve “beneficios” de la central de bombeo y calcula un ahorro de 122 millones anuales al reducir las importaciones de los combustibles fósiles

Julieta Schallenberg, Yonay Concepción, la moderadora Eva Marrero, Eduardo Prieto y Rafael Martell, ayer antes del debate en Infecar.

Julieta Schallenberg, Yonay Concepción, la moderadora Eva Marrero, Eduardo Prieto y Rafael Martell, ayer antes del debate en Infecar.

La central hidroeléctrica de Chira-Soria será “clave” en la transición desde las energías fósiles a las renovables y ayudará a la reactivación económica de Gran Canaria en el contexto de la Covid-19 con la creación de 3.500 puestos de trabajo en la Isla. El impulso a la economía de las Islas en medio de la pandemia del coronavirus será otro de “los beneficios” de la construcción de ese salto de agua entre esas dos grandes presas de la cumbre, según aseguró ayer Eduardo Prieto García, director de Operación en Canarias de Red Eléctrica de España (REE), durante su intervención en la Jornada Canagua y Energía, celebrada en Infecar.

En su ponencia, titulada Binomio agua-energía. La ruta de Gran Canaria para avanzar en la transición energética y luchar contra el cambio climático, Eduardo Prieto enumeró hasta nueve “beneficios” de la futura central de Chira-Soria, cuyo proyecto solo está pendiente de la autorización del Órgano Ambiental del Gobierno de Canarias y que arrancará en el mes de abril de 2021 con el inicio de la construcción de la desaladora en la costa de Arguineguín.

Tras recordar que el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (Pniec) fija para las Islas Canarias que la contribución de las centrales de combustibles fósiles en el mix eléctrico se debe reducir en el año 2030 a un 50% , al menos, respecto de la situación actual, el representante de REE resaltó como primera ventaja que “la construcción de la central hidroeléctrica de bombeo de Chira-Soria será clave para impulsar la transición energética en Canarias, y avanzar hacia un nuevo modelo energético, más seguro, eficiente, descarbonizado y respetuoso con el medio ambiente”.

“Será clave para avanzar a un nuevo energético más seguro y eficiente”

Eduardo Prieto - Director de Operación en Canarias de Red Eléctrica de España

decoration

El segundo beneficio es una mayor garantía de suministro de Gran Canaria, al aumentar la potencia instalada, y refuerzo de la seguridad del sistema energético. Además, en caso de interrupción del suministro permitirá agilizar y reducir drásticamente los tiempos de reposición.

El incremento de la integración de energías renovables es un tercer factor, pues la central, añadió Prieto, “aumentará en el año 2026 un 37% de la producción de renovables, sobre la que se generaría sin la existencia de la instalación, elevando la cobertura media anual de la demanda hasta el 51% con generación renovable, que en momentos puntuales podrá ser mucho mayor”.

La reducción adicional de emisiones anuales de CO2 de un 20% cuando entre en funcionamiento en 2026 y la mayor independencia energética, así como “un ahorro en los costes variables de generación de 122 millones de euros anuales al reducir las importaciones de combustibles fósiles, más caros y contaminantes”, son otras de las ventajas anunciadas.

Reactivación

Al respecto, también destacó la puesta en valor para la sociedad canaria de las presas existentes de Chira-Soria y su uso con fines no eléctricos” y la potenciación del binomio agua-energía, pues “la nueva central integrará las funcionalidades básicas para un desarrollo sostenible y ecológico”. Además, “asocia a Gran Canaria la imagen renovable, verde, sostenible, tecnológica, como elemento de impulso positivo para otros sectores económicos”.

Por último, y en contexto de la Covid-19, Prieto sostuvo que la inversión que está realizando REE reactivará la economía de Gran Canaria con la creación de 3.500 puestos de trabajos. Así, el proyecto presentado por la empresa, el llamado Modificado 2, incluye un estudio de impacto socioeconómico, según la metodología basada en los multiplicadores de actividad implícitos obtenidos en las Tablas Input-Output (elaboradas por el Instituto Nacional de Estadística), que estima la creación de empleo vinculada con la construcción de la central en 4.366 puestos de trabajo, de los cuales, 3.518 se generarían en Gran Canaria (1.423 puestos directos, 1.987 indirectos y 109 inducidos), “contribuyendo a la recuperación económica del Archipiélago canario de forma sostenible y alineada con los principios del Pacto Verde europeo y con las líneas estratégicas y principios básicos del Pacto para la Reactivación Social y Económica de Canarias”.

En su ponencia, Prieto explicó que los objetivos de España para el año 2030 es la reducción de un 23 % de las emisiones respecto a 1990, un 42% de renovables sobre el uso final de la energía, un 39,5% de mejora de la eficiencia energética, y 74% de energía renovable en la generación eléctrica.

El debate se centra en la necesidad de más sistemas de almacenamiento de la electricidad

decoration

Uno de los problemas para la implantación de las renovables en Canarias, que fue uno de los ejes centrales del debate que siguió a su ponencia, es que la electricidad no es almacenable, por lo que “es necesario un equilibrio instantáneo entre generación y demanda”.

En el Archipiélago hay un alto potencial eólico y fotovoltaico, pero la generación históricamente está basada en los combustibles fósiles. Actualmente, la producción convencional térmica aporta 2.393 megavatios y es propiedad de un único agente, mientras que la generación renovable es de 621 megavatios y de diversa propiedad, 449 de las plantas eólicas y 167 de las fotovoltaicas. Por tanto, las energías limpias solo representan el 20,6%.

Según Prieto, en los próximos años se espera un fuerte desarrollo de las energías sostenibles para dar cumplimiento a los objetivos del Pniec y la renovable instalada será muy superior a la punta de potencia de las islas, de ahí “la necesidad” de dotar de flexibilidad al sistema eléctrico, siendo el almacenamiento imprescindible. “Chira-Soria es una infraestructura esencial para la consecución del nuevo modelo energético de las Islas Canarias, basado en las energías renovables”, concluyó.

Evitar el cero energético


Yonay Concepción, técnico del Consejo Insular de Aguas del Cabildo de Gran Canaria, resaltó en su ponencia que la puesta en marcha de la central de Chira-Soria liberará a la Isla del riesgo de un cero energético como los sufridos en Tenerife en los últimos años. De hecho, Eduardo Prieto señaló que REE está barajando construir una central similar en esa isla. En la mesa redonda posterior, Julieta Schallenberg, profesora de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, advirtió de que Canarias necesita de forma drástica su capacidad de almacenamiento de energía eléctrica si quiere cumplir los objetivos fijados para 2040, porque se espera que en esas fechas todos los medios de transporte (por carretera, mar y aire), que ahorra representan el 70% del consumo energético, ya utilizarán electricidad o sistemas híbridos.| J.M.N.

Compartir el artículo

stats