Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa María de Guía

El mal olor que sufrió varios meses Guía vino de una finca de Llano Alegre

El PP critica la tardanza del alcalde en reaccionar | El primer informe de la Policía Local data del 3 de agosto | La peste ya ha desaparecido

El mal olor que sufrió varios meses Guía vino de una finca de Llano Alegre

El mal olor que sufrió varios meses Guía vino de una finca de Llano Alegre

El mal olor que sufrieron numerosos barrios de Santa María de Guía, incluido el casco histórico, durante varios meses procedió de una finca de Llano Alegre. Los informes policiales revelaron desde el pasado 3 de agosto un depósito de estiércol de gallina que provocó una plaga de moscas. Las quejas de los vecinos se multiplicaron desde entonces, y también los informes policiales, al menos una decena y siempre con los mismos detalles. El concejal del Partido Popular (PP) en la oposición, Alejandro Rivero, critica la tardanza en reaccionar del alcalde Pedro Rodríguez (JPG-NC).

“Hasta el 1 de octubre no llega el decreto del Ayuntamiento en el que apercibe al propietario o responsable de la finca a que ponga fin a toda la historia en 24 horas”, asegura el concejal. “El apercibimiento conlleva en ese decreto que tiene que contratar un veterinario externo, ante la ausencia de uno municipal, para que haga una visita y una comprobación de las condiciones higienico sanitarias y emita el correspondiente informe. Encima que se tardan dos meces, nos cuesta dinero a los vecinos”, sostiene el edil.

El 9 de agosto un informe de la Policía Local revela que un agente, en un recorrido a pie, comprueba que, una semana después del primer aviso, continúan vertiendo estiércol de gallina sin ningún tipo de tratamiento, generando el mal olor y una plaga de moscas que afectó a gran parte del municipio. Desde La Atalaya hasta Becerril hasta San Juan pasando por el casco histórico. Incluso vecinos de Gáldar sufrieron el mal olor, que ya ha desaparecido, y las moscas, que se notan ligeramente. Además, constata que el responsable del vertido no entierra el estiércol sino que se limita a usar la finca como un vertedero.

Vía judicial

“Tan solo un día después el alcalde aseguró que no tenía ninguna queja formal. Ha estado mintiendo a los vecinos”, asegura Rivero. “Ha hecho caso omiso a todas las denuncias que hacían los vecinos, tanto a la Policía como al Ayuntamiento. Si hay informes desde el 3 de agosto y tú das respuesta dos meses después hay una dejación de funciones bastante grave”, indica Rivero, que añade que su partido estudia la posibilidad de recurris a la vía judicial.

Compartir el artículo

stats