Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fausto Cabrera, sin miedo al Covid

El empresario majorero, que acaba de ser padre por tercera vez, abre su segundo establecimiento en plena pandemia | Crea cinco nuevos puestos de trabajo

Fausto Cabrera, sin miedo al Covid

Fausto Cabrera, sin miedo al Covid

La incertidumbre y la preocupación por la expansión del coronavirus envuelve a la sociedad en general, y a la majorera en particular, que se muestra recelosa ante un futuro incierto. Sin embargo, la respuesta social a la crisis sanitaria la encontramos en varios ejemplos de emprendedores que han dado un paso al frente, se han arriesgado económicamente y han montado sus propios negocios contribuyendo también a la generación de empleo.

Fausto Cabrera González ( Tetir,1975) abrió hace algunos días una nueva gastro taberna, en pleno corazón de la capital, una iniciativa que había proyectado antes del estado de alarma sanitaria. “Cuando comencé con la inversión de este nuevo proyecto no sabíamos nada ni del virus ni de la crisis sanitaria que nos ha inundado en un contorno mundial”, aseguró Fausto Cabrera.

La elección del nombre de su nuevo establecimiento no es casual. Cuando chico era un poco revoltoso como los niños de la época “parece que está relacionado con la pandemia y con la situación que se nos viene encima, pero no. Cuando pequeño en el pueblo me decían qué era tremendo por lo ruin e inquieto “.

Fausto Cabrera, sin miedo al Covid

Cabrera tiene en su curriculum antecedentes comerciales antes de abrir este nuevo proyecto. Su primer contacto con el negocio lo tuvo en la tienda de aceite y vinagre de su abuela Agustinita, toda una institución en la Vega de Tetir. “También acompañaba a mi padre Evaristo en la venta ambulante en la capital quesos, huevos o conejos, entre otros productos”, señala Cabrera. También trabajó con su tío Fausto en el bar Faycan, frente a la iglesia de Tetir. Posteriormente, en 2007 abrió su propio negocio regentando el Bar Las Fanegas, también en el pueblo que le vio nacer. En 2018 se aventuró a explotar el afamado espacio La Marea, en la playa de Los Pozos. Eligió el 4 de agosto de aquel año porque el almanaque señala la festividad de Santo Domingo, patrón de Tetir.

La crisis sanitaria, en la que algunos encuentra oportunidades dentro de los problemas, posibilitó que se viera obligado a cerrar el establecimiento durante dos meses, hasta que el pasado 12 de mayo reabrió sus puertas. Sin embargo la pandemia también ha traído alegrías al seno de la familia González Vera. Su mujer Pilar Vera dio a luz a su tercera hija que se une a otros dos, Javier y Julia. Fausto tiene palabras de agradecimiento y admiración hacia su mujer. “Mientras yo he estado centrado en los negocios, ella ha estado permanentemente centrada en los tres niños, pues incluso la más pequeña nació en plena pandemia. Ella ha sido un pilar fundamental en mi vida y mi principal apoyo en desarrollar estas iniciativas empresariales, pues en lugar de mostrarse pesimista con la situación que hace retraer a muchas personas a la hora de invertir y abrir nuevos negocios, me ha apoyado siempre”.

Compartir el artículo

stats