Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los canarios no podrán alojarse en un hotel si viajaron fuera catorce días antes

Los isleños tendrán que firmar una declaración jurada de no haber abandonado el Archipiélago durante las dos semanas previas a su estancia o no podrán hospedarse

| andrés cruz

| andrés cruz

Los residentes en Canarias no podrán quedarse en un hotel o apartamento de la región si en los 14 días previos a la estancia viajaron fuera de las Islas. A su llegada al establecimiento, en el momento del check-in, los residentes deberán suscribir una declaración jurada donde manifiesten de manera fehaciente no haber salido del Archipiélago durante las dos semanas anteriores. Así será en cuanto entre en vigor la modificación de las leyes de ordenación turística y de actividades clasificadas que está ultimando el Ejecutivo autonómico. En principio será mañana cuando el Consejo de Gobierno apruebe el decreto ley que modificará ambas normativas con el objetivo de proteger el turismo y a los propios ciudadanos frente al coronavirus. El Ejecutivo regional se ha dado un plazo de unos 15 días para que la aplicación del decreto ley sea efectiva; a partir de ese momento, todos los alojamientos reglados, es decir, hoteles, apartamentos y también viviendas vacacionales, estarán obligados a exigir la declaración jurada a sus clientes canarios. Y estos estarán a su vez obligados a suscribirla si quieren hospedarse.

Los residentes se libran de tener que presentar un test de coronavirus durante el ‘check-in’

decoration

A diferencia de los turistas peninsulares y extranjeros, que tendrán que acreditar el haber superado un test de coronavirus entre 24 y 72 horas antes de su llegada al hotel, a los isleños les bastará con hacer una declaración jurada de que no han estado fuera del Archipiélago durante las dos semanas anteriores. En ambos casos se trata de blindar los alojamientos turísticos contra la Covid-19 ahora cuando la Comunidad Autónoma ha conseguido doblegar la curva de contagios por segunda vez desde el inicio de la pandemia. Los 15 días que, como máximo, transcurrirán hasta la puesta en práctica del nuevo derecho de admisión servirán para informar a los turoperadores, aerolíneas, embajadas, consulados y demás instituciones y empresas de que sus clientes o ciudadanos deberán presentar una prueba negativa del virus si quieren pernoctar en hoteles, apartamentos o viviendas turísticas. Y también, para que los residentes se conciencien de que deberán esperar 14 días antes de irse de hotel si han regresado del extranjero o de otras zonas del país.

En cualquier caso, el objetivo de la Consejería de Turismo (cuyo plan ya estudia copiar el Govern balear) es evitar que el motor de la economía canaria se convierta en un foco de importación y propagación de nuevos casos de coronavirus. Con este objetivo principal, el Gobierno aún trabajaba ayer en los pormenores de un texto legal en el que también se regularán las sanciones a los establecimientos que incumplan los nuevos requisitos del derecho de admisión o de acceso. No en vano, ni el test negativo de la Covid-19, en el caso de peninsulares y extranjeros, ni la declaración jurada, en el caso de los residentes, serán potestativos, sino que el establecimiento deberá exigirlos en el momento del check-in a los clientes.

Baleares estudia seguir a Canarias y exigir una PCR negativa a la llegada a sus hoteles

decoration

No obstante, todavía quedan detalles por cerrar en las dos próximas semanas. Falta por ver dónde se harán los test a los turistas que aterricen sin haberse sometido a la prueba antes de subirse al avión para venir a las Islas (ante la cerrazón del Estado y su negativa a que se lleven a cabo en los aeropuertos se está estudiando montar carpas por fuera de las instalaciones de Aena) y, en lo tocante a los canarios, falta por ver cómo será la declaración jurada.

En todo caso será un mero trámite que no llevará más de un minuto (su lectura y la firma), pero está por ver si se le dará una única redacción o cada establecimiento redactará su propio formulario.

También hay que ver si da tiempo a que la declaración sea digital o, como parece, esta tendrá que ser en papel hasta que las empresas la implementen en sus programas informáticos. Hay que aclarar, eso sí, que la declaración jurada no será más que un documento donde pondrá que el cliente asegura no haber estado fuera de las Islas en los 14 días anteriores a su estancia. Unas pocas líneas y una firma. Además, queda por ver si se mantiene el margen de los 14 días o se baja a diez en el decreto final.

La patronal, más controles


La patronal hotelera Ashotel calificó ayer de “valiente” la decisión del Gobierno de Canarias de exigir un test negativo de coronavirus a los turistas que quieran alojarse en hoteles y apartamentos, si bien también aseguró que la medida es “insuficiente”. No en vano, el presidente de Ashotel, Jorge Marichal (que también está al frente de la patronal nacional Cehat), entiende que el control debe ejercerse no solo sobre los turistas, sino también sobre el resto de viajeros, incluidos los isleños que regresan de la Península o el extranjero. Marichal pidió a Ángel Víctor Torres que aproveche el estado de alarma para tomar decisiones al respecto y blindar las Islas contra el coronavirus. Por otro lado, el Círculo Turístico cree que los test a los turistas deben hacerse en todo caso en aeropuertos o cerca de ellos. | M.Á.M.

Compartir el artículo

stats