Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Macrodatos de ‘Champions’

El grancanario José Rodríguez trabaja como analista en el FC Midtjylland, pionero de esta nueva corriente y que debuta en la Liga de Campeones

Macrodatos de ‘Champions’

Macrodatos de ‘Champions’

Cuando llegó el pasado 3 de agosto a la ciudad de Herning (región de Jutlandia Central, Dinamarca) el grancanario José Rodríguez vio recompensado su esfuerzo por dedicarse a una corriente cada vez más vigente en el fútbol: el Big Data, que en resumen viene a ser la reducción de los entrenamientos y los partidos a una serie de números que luego habrán de servir para analizar a los rivales, potenciar las virtudes y minimizar las carencias propias y, en definitiva, obtener mejores resultados. Entonces el FC Midtjylland, club que basa su progreso en el dato y que le contrató, debía pasar tres rondas previas para pasar a la fase de grupos de la Liga de Campeones. Y hoy, tres meses después, debuta en la Champions en un partido contra el Atalanta de Bérgamo (20.00 horas, Movistar).

“A mí siempre me han gustado los números relacionados con el fútbol y me di cuenta de que tenía que especializarme en el Big Data, que cada vez está más presente y no había mucha gente en esa ola”, comenta desde el frío de dos grados. No fue sencilla su apuesta, pues tenía un contrato indefinido como periodista que cubría la información de la UD Las Palmas, lo que había soñado desde niño, sin embargo, el trabajo no le terminaba de llenar.

Tenía entonces 25 años y una meta: trabajar en el mundo del fútbol pero como profesional. Un máster en gestión de entidades deportivas en Madrid, un par de cursos de scouting y análisis táctico en Portugal, la titulación de entrenador y director deportivo y un máster en Big Data fueron la mejor vía posible para acabar en una entidad ideal, moderna, con recursos, con perspectiva. Todo ello con el apoyo incondicional de los amigos y, sobre todo, de sus padres, claves para él. Y le ayudó que la UD, en cuyo Infantil A trabajó el curso pasado hasta el confinamiento, le llamara para comunicarle que no contaba con él para la temporada siguiente.

Convivencia diaria

Porque fue a partir de ese momento Rodríguez se puso a mover hilos hasta aterrizar en el Midtjylland. Sobre todo por su formación, pero también producto de la casualidad: una conexión rocambolesca entre el club danés y otro finés, para el que el isleño había trabajado hace unos años, acabó con su nombre en las oficinas del flamante nuevo equipo de Champions.

Y ahora forma parte de su departamento de análisis junto a otro español, Jordi Rams. “La convivencia es diaria. Todos los días desayunamos y comemos juntos y formamos parte de los entrenamientos. Grabamos y codificamos las sesiones en el momento para que el entrenador pueda tener toda la información disponible antes de que se vaya de las instalaciones”, describe.

“Los equipos que se desarrollan más rápido lo ha hecho en base al dato; es un club diferente”

decoration

Su cargo oficial, traducido al español, le define como “analista de datos y rendimiento”. Fue en base a esos vídeos, algoritmos, bases de datos y métricas como descubrió, por ejemplo, que una de las fortalezas principales del Slavia de Praga, el último rival en la fase previa, eran los balones largos del lateral derecho, lo que permitió al cuerpo técnico minimizar el impacto.

O como su rival de esta noche, el Atalanta, a priori es menos de lo que parece. “Estaba mucho más asustado con el Atalanta antes de analizarlo, pero una vez analizado te das cuenta de que tienen unas claras debilidades, sobre todo en las transiciones defensivas. Desde hace dos semanas le filtramos al entrenador un análisis bien detallado con los puntos débiles y dónde atacarles. En función de eso hará el plan de partido”, revela Rodríguez.

El origen

Es un día histórico para el Midtjylland. Fundado en 1999, en 2014 lo compró Mathew Benham, mismo dueño del Brentford inglés y de una empresa que es proveedora de datos a casas de apuestas. “Le dio al club esa exigencia en cuanto al dato. Empezó a crear una cultura de creer en la estadística, a fichar jugadores en buena parte gracias a los trabajos basados en los datos, a incrementar el uso del dato en el día a día... Hasta que se convirtió en un club realmente diferente. Luego evidentemente hay una toma de decisiones y un porcentaje que depende de la subjetividad”, recuerda.

Y así, en siete años el club danés alcanzó la Liga de Campeones por primera vez en su historia. “Fue una noche increíble, épica. Quitando el Ludogorets, tanto el Young Boys como el Slavia Praga partían como claros favoritos, pero el equipo hizo las cosas muy bien, estaba muy concienciado”.

El sorteo deparó un grupo en el que también están dos clubes históricos, el Ajax y el Liverpool. “Para mí es el más difícil de todos y no porque me ponga de víctima, sino porque para mí el Liverpool es el mejor equipo de Europa, incluso por encima del Bayern, porque el Atalanta estuvo hace unos meses a pocos minutos de meterse en una semifinal de la Champions, y porque el Ajax es un equipo joven que siempre está ahí”.

José Rodríguez destaca también como clave del éxito, más allá del fútbol basado en el dato, la familiaridad del club danés. “Después de tres meses ya conozco a todo el mundo. Tengo la suerte de que hay tres jugadores hispanohablantes, que son Sory Kaba, Pione Sisto y Kraev. Y luego como hablo portugués con los brasileños, con los que también tengo muy buena relación. Todos ellos están más apegados a mí”.

La celebración en el vestuario, con el analista canario presente.

Por su pasado en España, mantiene una relación especial con el delantero guineano Sory Kaba, quien militara en el Elche. “Siempre pide vídeos. Eso, como analista, te llena: ver que un jugador te pida ayuda y tú le facilites ese tipo de información”, reconoce el grancanario.

Sin embargo, el que realmente ha sorprendido a Rodríguez es el técnico, Brian Priske. “Para mí es la clave del club. Todas las semanas jugamos una pachanga con el míster, la gente más joven y en forma. Le encanta socializar y a mí sinceramente me sorprende que un entrenador venga todas las semanas a mi oficina, se tome un café conmigo, se interese por mi situación personal en Dinamarca y me pregunte por mi opinión sobre el equipo y sobre posibles jugadores para fichar. No me imagino a Klopp, por ejemplo, organizando una pachanga en las instalaciones del Liverpool la verdad”, bromea.

Ahora José Rodríguez sólo espera que el Midtjylland haga un buen papel en la Champions y, a nivel personal, hacer carrera. Quizá algún día en la UD Las Palmas. “El dato es el futuro. Los equipos que se desarrollan más rápido en los últimos años lo han hecho en base al dato. Si Las Palmas quiere crecer y dar un paso adelante igual debería invertir más en recursos técnicos y humanos. Me consta que Luis Helguera y Tino Luis Cabrera lo tienen muy presente”. De momento, a sus 28 años, la hace en Dinamarca.El Midtjylland vivió hace tres semanas uno de los mejores días de su historia tras acabar con el Slavia de Praga en la previa de la Champions. En la imagen superior, José Rodríguez ese día. Abajo, la celebración en el vestuario, con el analista canario presente. |

Compartir el artículo

stats