Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con el sello Sofia Coppola

La directora de ‘Lost in translation’ se reencuentra con Bill Murray en la comedia ‘On the rocks’, su primer trabajo para una plataforma de ‘streaming’, Apple TV+

Con el sello Sofia Coppola

Con el sello Sofia Coppola

Sofía Coppola regresa con On the rocks, su primer trabajo para una plataforma de streaming, Apple TV+, en la que recupera a Bill Murray como protagonista y en la que apuesta por la comedia para hablar de las relaciones paterno-filiales y de las ansiedades de la mujer en el mundo actual.

Reencuentro con Bill Murray.

Resulta inevitable regresar a Lost in translation para hablar de On the rocks. Fue la primera vez que Sofia Coppola trabajó con Bill Murray y ese match se ha convertido en historia del cine moderno. La melancolía que desprendía su personaje en aquella película, esa sensación de sentirse perdido en un mundo repleto de contrastes y contradicciones forma ya parte de un cierto estado de ánimo que caracteriza el nuevo milenio. En 2015 volvieron a reunirse en el especial de Navidad para Netflix A very Murray’s Christmas, nominado a dos Emmy, pero esta nueva aventura adquiere tintes de reencuentro épico. Murray interpreta a un playboy maduro que ayudará a su hija (Rashida Jones) a vigilar a su esposo (Marlon Wayans) para averiguar si le es infiel. Su registro cómico basado en el hieratismo y en el gesto trágico se convertirá en la clave para activar el mecanismo humorístico de la película

Ansiedades de la mujer moderna.

Siempre se ha dicho que en Lost in translation la directora intentó verter la soledad, la vulnerabilidad e incomunicación que sintió durante su matrimonio con Spike Jonze. Finiquitada esa etapa, ahora vuelve a utilizar sus experiencias personales para componer una película que gira en torno a algunas encrucijadas a las que se ha enfrentado en los últimos años, como el matrimonio (Thomas Mars, líder de Phoenix), la maternidad (tiene dos hijos, Romy y Cosima) y cómo compaginar ambas cosas con un trabajo creativo activo dentro del cine.

Aborda el humor de una manera directa a través del choque entre dos personajes

decoration

Apuesta por la comedia.

Era un género que le faltaba a Sofia Coppola por explorar en su estado más puro. Aunque en algunas películas se podía rastrear su sentido del humor, nunca se había atrevido a abordarlo de una manera tan directa a través del choque entre dos personajes que piensan diferente, convirtiéndose esta dialéctica en el corazón de la historia. En esta ocasión quería hacer una especie de buddy movie detectivesca en clave screwball comedy. Una especie de versión contemporánea de las películas que protagonizaron William Powell y Myrta Loy, basadas las novelas de Dashiell Hammett, La cena de los acusados, pero convirtiendo a los protagonistas en padre e hija.

Compone una cinta que gira en torno a algunas encrucijadas de su vida personal

decoration

Su alter ego rashida jones.

Cuando estaba preparando el guion de Lost in translation, Jones leyó el papel de Charlotte que terminaría interpretando Scarlett Johansson. Esa fue la primera vez que se conocieron, y de algún modo, estaban predestinadas a trabajar juntas. Coincidieron de nuevo en el especial de Navidad de Bill Murray y fue ahí cuando estableció una conexión entre ambos.

La película habla de las relaciones entre padres e hijos y de las ansiedades de la mujer

decoration

Relaciones paterno-filiales.

Los vínculos entre padres e hijas han formado una parte muy importante de la filmografía de la cineasta. En Las vírgenes suicidas la educación posesiva y autoritaria conducía a la tragedia y en Somewhere se exploraba la figura del padre ausente. Uno de los motivos que le impulsó a hacer esta película fue precisamente centrarse en estas relaciones en la edad adulta. Para ello utilizó sus propias experiencias con su progenitor y, a través de su figura, sintetizó a muchos miembros de la generación que denomina martini, es decir old school, acostumbrados a relacionarse con las mujeres de una manera diferente. ¿De qué manera la brecha entre el pasado y el presente se ha hecho más evidente a la hora de hablar de la conciencia de género? ¿Se puede crecer a la sombra de una referencia paterna tan aplastante?

Compartir el artículo

stats