Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eliza Scanlen Experta en morir... ante la cámara

La actriz australiana que interpretó a la moribunda Beth en las ‘Mujercitas’ de Greta Gerwig ahora repite como enferma terminal en la película ‘El glorioso caos de la vida’

Hay especialidades que exprimen aburridos clichés y otras más singulares. Y, sin duda, la de la actriz australiana Eliza Scanlen, de 21 años, amaga con ser una de las más extrañadas en Hollywood. “En tres de mis últimos trabajos acabé muriendo o trastornada. Mis amigos me preguntan si esta va a ser mi especialidad”, bromeó en una entrevista al diario británico The Independent. Sin duda, un algo poderosamente frágil e insano debe de saber transmitir cuando la actriz fue la elegida para interpretar a la adolescente psicópata en la serie de HBO Heridas abiertas, y más tarde para hacer de Beth –la más vulnerable de las hermanas March, que acaba muriendo–, en las Mujercitas de Greta Gerwig. Su último trabajo no se desvía un milímetro del destino que de momento parece depararle la industria del cine: en El glorioso caos de la vida es Milla, una adolescente enferma de cáncer terminal que se enamora de un tipo que trapichea para vivir.

Natural de Sidney, la joven hizo una de sus primeras incursiones en el 2016 en la serie australiana Home & Away, que también ha servido de trampolín a compatriotas como Naomi Watts, Heath Ledger y Guy Pearce, entre otros. Tras participar en algunos cortometrajes de poca trascendencia, la precoz carrera de Scanlen se vio catapultada con tan solo 19 años cuando fue seleccionada para integrar el casting de la miniserie Heridas abiertas, dirigida por Jean-Marc Vallée. Recién graduada, cruzó el charco sola y se instaló en Estados Unidos para el rodaje de esta producción de HBO, compartiendo protagonismo con la actriz Amy Adams. Nominada a los premios Emmy y a los Globos de Oro, esta ficción permitió a Scanlen lucirse en un papel complejo en el que oscila entre una niña encantadora y dócil y una adolescente provocadora, repelente y finalmente sociópata depravada. La prestigiosa revista The Hollywood Reporter la clasificó entonces entre las diez actrices de televisión más prometedoras del año 2017.

“En tres de mis últimos trabajos acabo muriendo o trastornada”, bromea la joven

decoration

A partir de entonces, la maquinaria hollywoodiense se puso en marcha, decidida a sacar partido al inmenso talento de esta actriz de rostro inquietantemente angelical. Si Scanlen ha confesado en más de una ocasión que su llegada a la meca del cine fue dura (“estaba asustada, no quería ocupar espacio”), lo menos que se puede decir es que ha logrado hacerse un hueco en la industria acumulando castings, rodajes y giras promocionales. Lo mismo se sube a escenarios de teatro de Broadway (sin ir más lejos el año pasado participó en la obra Matar a un ruiseñor) que interpreta papeles en la gran o pequeña pantalla bajo la batuta de grandes directores y dando réplica a nombres destacados.

Síntoma de este nuevo estatus fue sin duda la nueva adaptación del clásico Mujercitas, la célebre novela de Louisa May Alcott que releyó la directora Greta Gerwig y en cuyo reparto Scanlen, quizá la menos conocida de las hermanas March, se codeó con las actrices Saoirse Ronan, Emma Watson y Florence Pugh.

Parece que han visto en ella a alquien que sabe transmitir algo muy frágil e insano

decoration

Ya la hemos vuelto a ver en la pequeña pantalla, en un universo mucho más violento, ya que protagoniza The devil all the time junto a Tom Holland, Chris Evans, Riley Keoughet y Robert Pattinson. Esta cinta basada en la aclamada novela de Donald Ray Pollock se convirtió en uno de los estrenos más esperados de Netflix para el pasado septiembre. Y Eliza Scanlen, no cabe duda, en la actriz del momento.

Compartir el artículo

stats