Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

Las Palmas de Gran Canaria pide permiso a Sanidad para celebrar el Womad 2020

El festival, que se celebraría en la segunda mitad de noviembre, presenta un plan con control de aforo | Para poder acceder los espectadores tendrían que reservar entrada

Las Palmas de Gran Canaria pide permiso a Sanidad para celebrar el Womad 2020

Las Palmas de Gran Canaria pide permiso a Sanidad para celebrar el Womad 2020

La pandemia provocada por el coronavirus dejará a Las Palmas de Gran Canaria sin Cabalgata de Reyes y sin Carnaval, pero no sin Womad. Esa es, al menos, la intención del Ayuntamiento de Las Palmas, que trabaja para que el festival se pueda celebrar en el Parque Santa Catalina a partir de la segunda mitad de noviembre. El consistorio, a través de su concejalía de Cultura, ha elaborado un plan que está a la espera de recibir el visto bueno de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias.

De celebrarse, la edición de 2020 será otro Womad, marcado de lleno por el SARS-CoV-2. La idea de Las Palmas de Gran Canaria es que la música suena en el Parque Santa Catalina a partir de la segunda mitad de noviembre –con las hojas del calendario correspondientes a los días 20 y 21 marcadas en rojo– y con unas estrictas medidas para poder obtener la aprobación de Sanidad: rigurosos protocolos sanitarios y control de aforo y distancia.

El borrador plantea la posibilidad de disponer de tres escenarios en Santa Catalina

decoration

Para poder celebrar el Womad 2020, tanto el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria como DD Company –la productora que dirige Dania Dévora y que gestiona la licencia del festival en España–, han trazado en las últimas semanas un borrador con una serie de alternativas condicionadas por el control sanitario para que la maquinaria del evento, con el león como emblema, se pueda poner en marcha.

La idea es mantener varios escenarios –la más ambiciosa aspira a levantar tres, como en los mejores años de Womad, en el Parque Santa Catalina–. Para poder cumplir con las exigencias de las autoridades sanitarias respecto al control de aforo y distancia, se activaría un sistema para la reserva de entradas –se habilitarían localidades para una sola jornada o un abono para todos los días–.

Otro de los planteamientos que se ha tocado es la posibilidad de sonorizar todo el recinto y acotar los espacios según los escenarios –sin que el público se pueda mover entre ellos y pueda seguir las actuaciones a través de pantallas ubicadas en los escenarios–.

La organización ha descartado el uso del Edificio Miller para la edición de este año

decoration

Conrado Domínguez, director del Servicio Canario de la Salud (SCS), admitió ayer en la Radio Canaria que “aún no hemos tramitado la autorización, pero se está trabajando para que se pueda celebrar con plenas garantías”.

Entre las posibilidades que han quedado descartadas para el Womad 2020 figura el uso del Edificio Miller, que en ediciones anteriores acogió talleres, mercados artesanales o sesiones con DJ. El recinto, por iniciativa de la propia concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, había sido remodelado para la celebración de pequeños conciertos o la creación de una red de conciertos.

Cáceres suspendió la pasada primavera

El Womad de Cáceres, que estaba previsto para los días 7, 8, 9 y 10 de mayo, fue cancelado por las autoridades de la ciudad extremeña. Las fechas reservadas para el festival cayeron en pleno estado de alarma y el Consorcio Gran Teatro –organismo que organiza el evento y que está formado por el Ayuntamiento de Cáceres, la Junta de Extrremadura y la Diputación provincial– optó por suspender la edición de 2020 y no trasladarlo a otoño –una de las opciones que se manejó en Cáceres para salvar el Womad–. Womad, de momento, tiene garantizada su presencia en Cáceres hasta 2023, después del acuerdo que Dani Dévora alcanzó con el Consorcio Gran Teatro en marzo. El presupuesto destinado a la celebración de las próximas cuatro ediciones del festival en Extremadura es de 1.408.959 euros –sin IVA–, lo que supondría unos unos 420.000 euros anuales –con impuestos, del 21 %–. La aportación económica procede de cada uno de los patrones que integran el consorcio: Diputación, Cáceres y Junta de Extremadura. | M. A.

Compartir el artículo

stats