Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Félix Sabroso

Félix Sabroso: “El sistema ha dejado la cultura en manos de la gestión y el negocio”

"Hay muchos que han cuestionado la misión de la cultura en la sociedad, y creo que ahora queda claro que es un instrumento necesario", asegura el director y guionista

Félix Sabroso junto al elenco de 'La última tourné'

Félix Sabroso junto al elenco de 'La última tourné' Jau Fornés

El grancanario Félix Sabroso estrena en Málaga ‘La última tourné’, un montaje donde hace un guiño al teatro de variedades de los 90, profesionales que vivieron también penurias y no precisamente por pandemias como la actual. Optimista y rodeado de un elenco que, además, son amigos Sabroso habla de quien fue su compañera de vida y proyecto, la cineasta Dunia Ayaso que según Félix durante la crisis sanitaria “se habría dedicado a vivir a pesar de los cerrojos”.

En unos días tiene sobre el escenario una nueva producción, La última tourné, algo ya de por sí titánico con este panorama global. ¿Arriesgar o morir de aburrimiento?

Creo que los creadores no debemos darnos tregua, hay que seguir trabajando. Hay muchos que han cuestionado la misión de la cultura en la sociedad, y creo que ahora queda claro que es un instrumento necesario no solo para evadirnos y soñar, sino también para entender que existen otras posibilidades y que podemos ser libres y felices incluso en el caos.

¿Por qué bautizar su nuevo proyecto como La última tourné? ¿Despedida, cambio de registro…?

Se trata de una compañía de variedades en la decadencia de su género, en una España que cambia -la de principios de los noventa- Esta compañía debe cambiar de género o morir en el intento.

¿Es este proyecto una continuidad de El amor está en el aire y El amor sigue en el aire?

Al menos se ha rodeado de algunos de sus actores y colaboradores. Sin casi programarlo nos hemos convertido en compañía estable, funcionamos bien juntos, nos entendemos y respetamos. Somos una familia de amigos que se divierte trabajando juntos.

"Es placentero trabajar con gente que asume tus propuestas con fidelidad y respeto"

decoration

¿Cómo se ajusta un plan de ensayos y gira con un elenco como el que tiene La última tourné? Mario Vaquerizo, Alaska y Bibiana Fernández, que no paran, parece que sí han encontrado un hueco para embarcarse en este proyecto junto a usted y Manuel Banderas. ¿Qué les das?

Confianza y paciencia, pero la pregunta sería que me dan ellos a mi. Soy feliz en esta compañía. Es placentero trabajar con gente que asume tus propuestas con fidelidad y respeto. Por otro lado, lo de cómo conseguimos cuadrar agendas, es labor, de Lope García el productor que hace malabares con los calendarios y de la buena voluntad de todos por conseguir trabajar juntos.

¿Es cierto que los personajes están escritos para cada uno de ellos?

Después de los dos montajes anteriores se me encargó otra aventura con el mismo reparto y si, escribí pensando en ellos, eso facilita las cosas. Me motiva mimar a los actores desde la escritura, pensar no solo que pueden hacer sino también que les gustaría hacer, en donde les gustaría probarse, parto de sus registros pero doy un paso más, planteándoles retos apetecibles.

El montaje hace un guiño a los espectáculos de variedades y usted, además, se atreve a mezclarlo con los detalles y preparativos de una función de un texto de Federico García Lorca La comedia sin título. ¿Complicado fusionar todos esos ingredientes?

El argumento relata precisamente ese viaje, como una compañía de variedades popular y portátil , en el animo de adaptarse a los nuevos tiempos se embarca en la aventura de convertirse en compañía de teatro profesional montando un Lorca bien complicado. Una especie de metáfora de una España que cambia y se moderniza, pero al final no tanto porque nada es lo que parece… Ese juego tan reconocible del neorrealismo o del absurdo español.

¿Cómo era aquel teatro de variedades?

Pues que le daba la mano al público, que buscaba entretener y emocionar desde claves populares y a veces hasta toscas, pero eran grandes trabajadores del espectáculo que hacían muchas funciones al día, viajaban sin parar por carretera y al final alcanzaban una enorme maestría en eso de sentir a los espectadores y manejarlos a su antojo: un gran precedente de nuestro oficio y una gran escuela.

¿Se podrá ver este montaje en Canarias?

Estamos en tiempos tan inciertos que no sabemos hasta dónde y cuándo llegaremos; hemos hecho gira nacional y ahora nos espera la temporada en Madrid. Pero no podemos quejarnos, estas mismas compañías lo tuvieron mucho más complicado trabajando en tiempos más difíciles… La imaginación siempre se abre camino. ¡Ojalá podamos llegar a Canarias! Es mi sueño, desde luego.

Obligado hacerle esta pregunta: ¿qué hacemos con la Cultura? Y le añado: ¿qué hacemos con la Cultura en Canarias?

Son tiempos muy difíciles, el sistema le ha dejado casi todo el hueco a la pura gestión y al negocio, reduciendo el espacio de los que crean los contenidos, convirtiéndolos en profesionales que gestionan este oficio más como creativos al servicio de un monstruo que como creadores libres y eficaces. No voy a decir lo de malos tiempos para la lírica, que no quiero parecer ochentero, pero hay más contenido que nunca y sin embargo todo imita a otra cosa siempre.

Cambiando de tema, las plataformas de streaming han subido algunas de sus películas, la última creo que El Tiempo de los Monstruos. ¿Es un buen escaparate?

Es una gran oportunidad. Ahora mismo películas como la que acaba de mencionar tendrían muy difícil llegar a los espectadores. Es un momento de grandes oportunidades pero muy poco aprovechadas. Tenemos que estar más despiertos, mas alerta y más productivos para aprovechar esas grietas del sistema e invadirlas de luz.

Viendo de nuevo la película el otro día me sorprendió, por actual, la frase de Gramsci con la que abre: “El viejo mundo se muere, el nuevo tarda en aparecer, y en ese claroscuro surgen los monstruos”. Cuántos monstruos han surgido en este nueva normalidad, ¿les pone cara?

La película se convierte en idológica sin pretenderlo previamente, tiene muchas puertas de entrada. Uso esta cita para hablar de un tiempo descreído y escéptico, donde un sistema apuntalado no acaba de desmoronarse para dar verdadero paso a lo nuevo. Y hablo también de la función de la ficción y de los vasos comunicantes que la unen con la realidad. Y por supuesto está mi amor por el cine y por Dunia [Dunia Ayaso].

"Dunia era una disfrutadora, rebelde y mundana, creo que hubiese pensado en las películas que necesitase pero sobre todo hubiese vivido a pesar de los cerrojos"

decoration

¿Se ha parado a pensar cómo habría llevado Dunia el confinamiento? ¿Cuántas películas se le habrían ocurrido?

Dunia hubiese llevado el confinamiento alejada de Madrid seguro. La hubiese pillado junto al mar, en su tierra. Como no está hemos hablado mucho de Dunia, de lo que sufrió, pero esencialmente Dunia era una disfrutadora, rebelde y mundana, creo que hubiese pensado en las películas que necesitase pero sobre todo hubiese vivido a pesar de los cerrojos.

Compartir el artículo

stats