Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

NC y CC rehúyen la “tómbola de las enmiendas” a los Presupuestos

Los nacionalistas fuerzan a Montero a una reunión conjunta con ambos partidos | Exigen mejoras en el REF y el Plan Reactiva

NC y CC rehúyen la “tómbola de  las enmiendas” a los Presupuestos

NC y CC rehúyen la “tómbola de las enmiendas” a los Presupuestos

Los plazos se estrechan y las estrategias se van perfilando y concretando. La negociación de los Presupuestos del Estado para 2021 entra en su hora de la verdad y los dos partidos nacionalistas canarios, CC y NC, intentan por todos los medios sacar el máximo rendimiento posible a sus dos diputados en el Congreso, Ana Oramas y Pedro Quevedo, respectivamente. Conscientes de que en esta ocasión ninguno de ellos, en principio, será imprescindible para que el Gobierno central saque adelante sus primeras cuentas, como sí lo fueron en los dos últimos que se aprobaron, los de 2017 y 2018, buscan un enfoque en la negociación que les acerque a su objetivo de mejorar la ficha financiera para las Islas.

Ambas formaciones han pactado hacer una negociación común con el Ejecutivo de Pedro Sánchez y han forzado a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a una reunión conjunta con sus máximos dirigentes, no por separado y priorizando a NC como socio de la investidura. La carta que el secretario general de CC, José Miguel Barragán, y el presidente de NC, Román Rodríguez, remitieron el pasado martes a Sánchez para esa negociación política buscaba precisamente trasladar a la Moncloa que los nacionalistas irán al unísono en todo el proceso, y que su objetivo inicial es conocer el proyecto presupuestario antes de que sea remitido al Congreso en las próximas semanas. La información que reciban del Gobierno sobre la ficha canaria en ese proyecto será el punto de partida de la negociación, siempre con la idea de intentar tener cerrado un acuerdo antes del debate de totalidad, porque no quieren “depender de la tómbola de las enmiendas” durante la tramitación, según afirmó ayer Barragán.

La ministra anula la reunión del lunes con Quevedo y se verá con Rodríguez y Barragán

decoration

La primera derivada de la carta a Sánchez es que desaparece de la agenda la reunión que Montero iba a tener el lunes únicamente con Quevedo para que el encuentro sea con Barragán y Rodríguez en una fecha aún por concretar “si se dan las condiciones”, según expresa el diputado de NC, que reconoce la “reorientación” de los contactos con la ministra. Sí se mantiene, sin embargo, un primer encuentro preparatorio ese día entre el jefe de gabinete de la ministra y dos representantes técnicos de los nacionalistas, Rosa Dávila (CC) y Fermín Delgado (NC), éste último a su vez viceconsejero de Hacienda del Gobierno de Canarias. La idea es tener ya el lunes la información esencial sobre las líneas maestras de la ficha canaria en el proyecto presupuestario para iniciar la negociación, propiamente dicha, en el ámbito político en la entrevista con Montero.

Los nacionalistas plantean, tal como señalaban en la carta a Sánchez, su voluntad de contribuir a la gobernabilidad y que ésta solo pasa por la aprobación de unos nuevos Presupuestos. A partir de ahí, CC y NC plantearán como línea roja el cumplimiento en los mismos del REF y del Estatuto, con las mejoras financieras que estas dos leyes establecen, lo que remite como “punto de partida” a los Presupuestos de 2018, aún en vigor, pero actualizándolos en base al actual contexto de pandemia sanitaria y de crisis económica, agravada en Canarias por el parón del sector turístico.

Y eso lleva al otro argumento que CC y NC avanzaron en la carta a Sánchez y reclamarán de forma concreta a Montero: la necesidad de que los Presupuestos asuman y contemplen una amplia financiación del Plan de Reactivación Social y Económica de Canarias aprobada por la mayoría de las fuerzas políticas y agentes sociales del Archipiélago. Es decir, una ficha financiera en inversiones y compensaciones a la lejanía y la insularidad y de respuesta a la crisis que incluya, entre otras cosas, la actualización de los convenios de infraestructuras, los 500 millones de deuda del anterior convenio de carreteras, ayudas al sector primario, o los fondos para la pobreza. A todo ellos habrá que sumar un “reparto justo” de los fondos europeos de recuperación en base a los efectos de la crisis en cada territorio.

Los diputados nacionalistas tratan de no dividir su voto y dar fuerza a la estrategia conjunta

decoration

CC y NC consideran en este sentido que su negociación presupuestaria asume de facto el Plan Reactiva, en el que se asegura que todas las fuerzas políticas firmantes defenderán su contenido en Madrid. Entienden de esta forma que en esta negociación no sólo se representa de facto al Gobierno de Canarias como impulsor del plan, sino implícitamente a los partidos que lo forman. Y dan por hecho que los representantes canarios del PSOE y Unidas Podemos asumen estos postulados y los defenderán antes el Gobierno de coalición que sostienen en el Congreso.

Según señala Barragán, la desventaja que CC y NC tienen en esta ocasión respecto a su valor numérico en el Congreso se compensa con el hecho de que socialistas y la formación morada sean socios de Gobierno tanto en Madrid como en Canarias. “El Gobierno central y los partidos que lo forman tendrían muy difícil explicar en Canarias, incluido al propio Ejecutivo regional, que no asume el plan anticrisis con el que se han comprometido en las Islas, o con el cumplimiento del REF y el Estatuto, que se reformó en 2018 para todos”, aseguran en CC.

¿Esta estrategia común de las dos formaciones nacionalistas se mantendrá hasta el final? Es decir, ¿la negociación conjunta implica que Oramas y Quevedo votarán lo mismo en cualquier caso o escenario en el debate de totalidad de los Presupuestos?. “Ese es el planteamiento inicial. La voluntad es ir juntos hasta el final con un acuerdo presupuestario con el Gobierno”, afirma Barragán. “Vamos a intentarlo”, añade Quevedo. Explican en este sentido que es así porque era el espíritu del acuerdo para ir juntos a las elecciones, pero también porque hay una posición común sobre los objetivos respecto a las cuentas estatales de 2021.

Compartir el artículo

stats